Huyen de la violencia de sus países y a partir de hoy también llegarán a causa de otro flagelo: el terremoto que acaba de golpear Centroamérica. Vienen de Guatemala, Nicaragua y El Salvador, en busca de un mejor futuro para ellos y para sus hijos, ya sea para llegar a Estados Unidos o para quedarse en nuestra frontera.

Sergio Morataya, refugiado guatemalteco, explica “me vine de allá por la situación de la violencia las maras y todo eso y este es un lugar muy bonito y tiene muchas oportunidades y primeramente Dios vamos a trabajar y vamos a salir adelante, la verdad acá me gusta porque este es un lugar que hay bastante desarrollo”.

Familias enteras huyen de sus países por un simple robo o por haber sido testigos de un asesinato, como el caso de la señora María, quien pide reservar su identidad pues en esta frontera se han encontrado con pandilleros de las maras que pueden identificarlos.

María N, refugiada salvadoreña, explica que los “mareros” o pandilleros, “están llegando porque están huyendo de sus mismas riñas, muchos vienen legales, algunos vienen ilegales entonces, ese es nuestro temor, porque aquí en el albergue nos hemos topado con algunos salvadoreños. Si tú vienes tatuado es porque eres pandillero no es porque es tu hobby no es por nada de eso, allá en El Salvador las más predominantes son la Mara 18 y la Mara Salvatrucha… La Mara 18 se escribe el 18 en todo el cuerpo pero se denomina por eso, la Mara Salvatrucha se denomina MS pero también número 13, usan lo que es la parte de los dedos lo oculto debajo dela lengua, detrás de las orejas donde esté bien oculto en los labios, en la parte superior”.

En Tijuana los albergues que los reciben saben que vienen huyendo de la violencia o de los desastres naturales como el terremoto y el huracán Matthew que empujó a los haitianos a otros países.

El doctor José Luis Alcantar, director del albergue Pro Libertad y Derechos Humanos explica que “la gente que tenemos de Guatemala y de El Salvador están buscando asilo político con Estados Unidos por el problema de las maras”.

Sergio Morataya indica que “la verdad tenemos mucha necesidad acá hay personas de 11 países, de 7 países vienen cruzando fronteras sufriendo asaltos, vienen físicamente mal y psicológicamente también mal porque son víctima de mucha delincuencia, incluso de las autoridades”.

Estas familias desplazadas buscan refugio y acomodo donde tengan posibilidades de ser aceptados, aún enfrentando las inclemencias climáticas que se avecinan.

“Ahí viven dos familias, dos mujeres, dos hombres y varios niños, acá en esta azul también viven dos niños y como tres mujeres allá, también en este que casi se está cayendo la verdad que hace como dos días hubo mucho viento es una carpa improvisada, no contamos con los recursos para poder comprarles una carpa a cada uno el viento ya se la llevó y hace 2 días que llovió bien recio amanecieron nadando las cosas de los muchachos ahí” indica el entrevistado.

maras

 http://psn.si/llegan-a-tijuana-centroamericanos-huyen-violencia-terremoto/2016/11/