Era 2008 y el famoso Hipódromo Caliente de la ciudad de Tijuana estaba a reventar. “Un saludo para `El Teo’ y su compadre `El Muletas’. Arriba la maña”, dijo. La gente lo vitoreó, pero esto no le causó gracia al teniente coronel Julián Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Tijuana, quien al ser informado de este hecho se enfureció.

La acción le costó a la agrupación la posibilidad de volver a tocar en la ciudad donde nació. Leyzaola demandó a la Procuraduría General de la República (PGR) que investigara a la banda argumentando que “si le cantan a los narcotraficantes, es porque los conocen”.

Los Tucanes de Tijuana tenían programado un concierto en el Hipódromo Caliente el 21 de noviembre de 2009, pero su concierto fue suspendido por las autoridades municipales que exigieron se les indagara por presuntos vínculos con grupos de narcotraficantes.

A pesar de que los narcotraficantes Teodoro García Simental, alias “El Teo” o “El Tres Letras”, y Raydel López Uriarte, alias “El Muletas”, fueron aprehendidos por las autoridades federales a principios de este 2010, Leyzaola considero que el saludo público que les hizo la agrupación en su último concierto en Tijuana ejemplifica su vínculo con el crimen organizado.

A casi 9 años de que la agrupación de música norteña no se presenta en Tijuana, sus seguidores consideran que el prohibirles tocar en la ciudad que los vio naces es una decisión verdaderamente ridícula tomada en ese entonces por el teniente coronel Julian Leyzaola, ya que consideran que con vetar a un grupo de música no se combatirá la delincuencia.

Leyzaola quien para algunos fue considerado un héroe como secretario de seguridad publica de Tijuana, para otros es considerado un torturador,un asesino , un violador de los derechos humanos y que ha sido inhabilitado recientemente en este 2017 por segunda ocasion.

El 17 de marzo la síndico procuradora Ana Marcela Guzmán Valverde resolvió que Julián Leyzaola Pérez y Gustavo Huerta, quienes se desempeñaban como secretario de Seguridad Pública y director de la Policía Municipal al momento de las imputaciones hechas, son responsables de las acusaciones que hizo en su contra el agente municipal José Luis Hernández Gálvez por tortura.

De esta forma crece la posibilidad de que este 2017 los Tucanes de Tijuana regresen a casa a cantarle a su gente en la ciudad que los vio nacer, ya que es injustificable por que un grupo que canta diferentes tipos de música y que es muy querido en todo el país, este vetado tan solo por leer un saludo escrito en una servilleta, cuando dentro de las corporaciones hay señalamientos sobre mandos policiales de servir al crimen organizado.