Una red de venta y tráfico de drogas se encubre en los casinos Caliente de Tijuana, con o sin la autorización de los jefes, cajeras vendedoras ofrecen drogas y sexo a los clientes a cambio de una buena cantidad de dinero, recientemente se denunció que la cajera de nombre Beatriz Amelia Vázquez Delgado, quien opera en el Casino Caliente Bávaro Hipódromo es de las principales vendedoras.

De acuerdo a múltiples datos remitidos por clientes de este casino, ubican a la mujer de 41 años, así como a algunas de sus compañeras, como las encargadas de ofrecer enervantes y prostituirse por cantidades que van desde los cien dólares a más de mil dólares, usando al casino como una plataforma para posteriormente ofrecer estos servicios .
El modus operandi de Vázquez Delgado y de sus cómplices, es envolver a los clientes que visitan con frecuencia el casino Bávaro y a raíz del coqueteo conseguir que sus clientes les inviten a “otra parte”, ya fuera del casino, las mujeres convienen el precio por el cual ofrecen su cuerpo al ahora su cliente.

 

A su vez, y aun con el uniforme de Caliente, las féminas ofertan a sus clientes enervantes por los que se pagan altas cantidades de dinero.


Se desconoce si esta red de prostitución y venta de enervantes, que utilizan las empleadas a los casinos Caliente, sea un negocio que inició entre propias compañeras o si el dirigente del Sindicato de los trabajadores de los casinos, Mario Madrigal Magaña, tenga conocimiento de las actividades de sus cajeras o si se encuentre involucrado de alguna manera. 


No obstante, es del conocimiento popular que al interior de todos los casinos Caliente, sobre todo en los ubicados en la zona del Hipódromo, muchas mujeres que han trabajado ahí, han salido de estos sitios debido al acoso sexual al que son objeto no sólo de clientes, sino de los propios patrones, en especial el Ingeniero Jorge Hank Rhon, dueño de todo el complejo de casinos Caliente en el país.