José Antonio Martínez Díaz, agente de la Policía Preventiva Estatal ha estado involucrado en diversos actos de corrupción, acusado de tortura y ha sido sujeto a investigación dentro de la misma Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Martínez Díaz desde hace años ha generado conflictos como agente policiaco y como civil. En el municipio de Tecate ciudad donde fue Comandante Operativo en el 2012, protagonizó una riña con su pareja en la colonia El Escudero.

A decir, de los reportes de la policía municipal, corporación que atendió el reporte de un hombre armado intentando incendiar la casa de una mujer en dicha colonia.

Martínez Díaz en aquella ocasión se identificó como mando de la policía estatal y los uniformados únicamente lo trasladaron a celdas municipales sin ser turnado al Ministerio Público por que la mujer desistió de levantar cargos por amenazas, intento de homicidio y daño a propiedad privada pues resultaron destruidos parte de los muebles de la vivienda por el incendio provocado por el ex comandante.

A José Antonio, lo conocen en la tropa como “El Tecatín”. Y ha sido golpeado en diversas ocasiones por pandilleros o “desconocidos” también en la ciudad de Tecate, supuestamente por conflictos personales, pues en las ocasiones que ha sido golpeado no ha reportado a la policía ni a sus compañeros las agresiones, las cuales lo han dejado incapacitado en diversas ocasiones necesitando atención hospitalaria.

A pesar de los reportes y haber estado involucrado en las acusaciones de tortura hechas por Adrián Vázquez Lagunas, detenido en septiembre del 2012 por agentes estatales (posteriormente liberado) e identificado como “El Macho Prieto”, conocido narcotraficante de la Zona Este.

“El Tecatín” también fue jefe de escoltas en Tijuana del ex gobernador panista, José Guadalupe Osuna Millán.

Pese a ello, Martínez estaba hasta hace poco considerado para ser el comandante de inteligencia (cargo el cual ya desempeñó en dos ocasiones, en 2009-2010 y posteriormente en 2013) en Tijuana, un puesto clave para la operatividad de la corporación en el combate al narcotráfico.

Su posibilidad de ascender en el organigrama de la PEP se terminó cuando a exceso de velocidad, por imprudencia y sin motivo alguno que ameritara la velocidad estrelló una patrulla del año en el municipio de Mexicali hace unos meses, hiriendo a los pasajeros del vehículo con el que se impactó. De hecho Martínez fue puesto a disposición del Ministerio Público por las lesiones a terceros.

Otro de los casos que describen al ex comandante es que presuntamente había intercambiado por droga una camioneta SIlverado modelo 2007 (levantada y con registro en Recaudación de Rentas) con Jaime López Hernández alias “El Jimmy”, conocido narcotraficante, detenido en julio del 2012 con miles de dosis de la droga conocida como Cristal en la Colonia Los Laureles.

José Antonio Martínez Díaz está dado de alta en la nómina de la Policía Estatal en la Delegación Tijuana y percibe un sueldo de 19 mil 999 pesos según documentos oficiales. Y actualmente fue designado jefe de grupo en Tijuana.

José Antonio fue en el pasado gente de confianza de Carlos Miguel, ex comandante de la Policía Estatal y encargado de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal actual, en realidad el director en mando de la policía municipal de Tijuana.

Su pasado obscuro marca la historia de la Policía Estatal y la vida de muchos ciudadanos afectados de Baja California.

13950728_302496930104034_420956391_o