El aumento del comercio sexual de menores es una problemática que va en aumento en la ciudad fronteriza de Tijuana, en el estado
de Baja California.

Según las organizaciones mundiales para la protección de la niñez, se desconoce la cifra exacta de niños prostituidos a nivel mundial.

sin embargo, en 2015, la Asociación Unidos contra la Trata calculó que al menos hay 50 mil niños esclavos sexuales en la frontera de México con Estados Unidos.

De igual forma, la organización señala que en México se carece de políticas públicas y que el gobierno actual dejó de elaborar un plan especifico contra la prostitución infantil.

La directora de la Comisión Unidos vs Trata, Rita María Hernández, señaló que México es el segundo lugar mundial en turismo sexual infantil (sólo superado por Tailandia), “un cáncer que ha crecido silenciosamente durante los últimos 15 años”.

La ciudad de Tijuana es uno de los destino predilectos para los turistas sexuales. Tal es el caso del infame Joel Wright, un seminarista de Ohio, que había contratado un “guía de turistas” que le tendría preparadas en Tijuana a tres bebés para que abusara de ellas.

Fue detenido en el aeropuerto de San Diego tras una exhaustiva investigación del FBI.