El presidente Enrique Peña Nieto cerró este sábado los trabajos de la 22 Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con críticas hacia los adversarios del partido y la petición a la militancia para lograr la consolidación a su proyecto de nación.

“Nuestro partido está listo para lo que viene. La ventaja de nuestro partido sobre las otras opciones es evidente.

“Mientras nosotros asumimos con valor y visión un mejor futuro para México, hay quienes pretenden regresarnos al pasado, le apuestan al caudillismo, a la subordinación de los aliados y a la división de los mexicanos”, dijo el mandatario federal.

Hizo referencia al frente opositor que desde el PAN y el PRD se ha planteado como una opción para sacar al PRI de Los Pinos en las elecciones presidenciales de 2018.

“Otros por su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno disimulan su impericia con estridencias e incongruencias. Mientras que nuestro partido reafirma su compromiso con las causas de México, otros han optado por abandonar sus ideales y prefieren negociar posiciones antes que defender convicciones”, apuntó.

En su mensaje, el mandatario también reconoció que existe desencanto con la clase política, aunque señaló que sin ella no es posible lograr las transformaciones que se requieren para que el mundo avance. Asimismo, aprovechó para destacar algunos de sus logros de gobierno como la reforma energética y la puesta en marcha del nuevo modelo educativo.

“Hemos establecido los cimientos de un país más justo, próspero y fuerte. La obra tiene que continuar (…) Nuestros adversarios buscan confundir a la sociedad, pero los mexicanos no se dejan engañar porque son testigos de que el país gradualmente está avanzando (…) En 2018 estarán en juego distintos futuros para nuestro país. Uno de progreso que ofrece el PRI y otros de franco retroceso”, señaló.

El mandatario oriundo del Estado de México aplaudió los cambios hechos a los documentos básicos del partido, tales como los Estutos, su Declaración de Principios y su Programa de Acción, a través de las cinco mesas temáticas que se llevaron a cabo a lo largo de la semana en distintos estados de la República.

Al inicio del evento, la secretaria general del partido, Claudia Ruiz Massieu, aseguró que con estos cambios se fortalece la convicción democrática del partido que desde hace 40 años celebra sus asambleas nacionales para “construir consensos” dentro del gremio político.

“Esta vez el PRI no cambia de nombre ni de siglas, pero sí se renovará con un sentido más esencial, más trascendente y más significativo en nuestras actitudes, en nuestras visiones y estilos de hacer política, para hacer buena y mejor política”, dijo la excanciller.

En el evento estuvieron presentes integrantates del gabinete federal, como los secretarios de Hacienda, José Antonio Meade; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Educación, Aurelio Nuño; de Salud, José Narro; y de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Asimismo estuvieron presentes exdirigentes y exsecretarios generales del partido como Beatriz Paredes y Dulce María Sauri, además de diputados, senadores y representantes de agrupaciones sindicales y del sector popular.

También acudieron gobernadores y exgobernadores, así como los mandatarios electos del Estado de México y Coahuila, a quienes Peña reconoció por su triunfo a pesar de que en el caso de éste último se encuentra en vilo por un rebase en los gastos de campaña, de acuerdo con el INE.

“¡VAMOS A GANAR!”: OCHOA REZA

El dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, confió en que su partido en unidad será “invencible” de cara a las elecciones de 2018, en las que se disputará la presidencia de la República, se renovará el Congreso de la Unión y se elegirán nueve gubernaturas.

“En el 2018 tendremos los resultados electorales que todos queremos: Mantendremos la presidencia de la República. Ganaremos las 9 elecciones de gobernador en: Chiapas, en la Ciudad de México, en Guanajuato, en Jalisco, en Morelos, en Puebla, en Tabasco, en Veracruz y en Yucatán. Ganaremos también la mayoría parlamentaria en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados.

Competiremos y ganaremos en los distritos y en los municipios de las entidades federativas que tienen elecciones. Y que no quede duda: con el voto mayoritario de las mexicanas y de los mexicanos, el PRI seguirá gobernando la República”, indicó.

Ochoa insistió en señalar el riesgo de lo que calificó como “populismo autoritario”, y puso como ejemplo la crisis política y social en Venezuela.