El presidente estadounidense Donald Trump insistió este martes en que el “muro” con México y “eliminar la lotería de visas” son prioridades para acordar una reforma migratoria, incluida una solución para los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”, en su reunión de hoy con legisladores.

“Esa debería ser una ley del amor”, dijo Trump en una reunión en la Casa Blanca con legisladores oficialistas y opositores a la que, raramente, periodistas pudieron asistir por casi una hora, indicó la agencia AFP.

“Creo que se puede hacer muy rápidamente”, dijo, lamentando el grado de “animosidad y odio” entre demócratas y republicanos que contaminó la vida política estadounidense durante muchos años.

El mandatario reclamó “una solución permanente” para los llamados “dreamers” (soñadores), y destacó que la “seguridad fronteriza” es uno de los componentes esenciales de cualquier legislación sobre el tema.

Trump ha pedido durante mucho tiempo al Congreso fondos para levantar el muro en el sur del país, una promesa emblemática de su campaña.

“Necesitamos un muro”, dijo, durante el largo intercambio con los legisladores. Aunque aclaró que no es necesario que se extienda por toda la frontera porque ya existen obstáculos naturales (ríos, montañas), no dio ninguna estimación sobre la longitud que estaba considerando.

Trump volvió a exigir el fin de lo que llama “inmigración en cadena” (reunificación familiar) y la abolición de la lotería anual de la ‘green card’ o permiso de trabajo.

“Me gustaría agregar la palabra ‘mérito’ a cualquier ley que se presente. Puedo decir que eso es lo que quieren los estadounidenses”, dijo, de acuerdo con AFP.

En un animado debate, Trump sugirió un acuerdo de dos pasos: primero, una ley que contemple a los jóvenes del DACA y la seguridad fronteriza, y luego, una reforma más amplia del sistema de inmigración en su conjunto.

La búsqueda de una solución migratoria para los “soñadores” se ha convertido en un tema clave en las negociaciones presupuestarias a contrarreloj entre el Congreso y la Casa Blanca, que deben finalizarse antes del 19 de enero si se quiere evitar que el Gobierno federal tenga que cerrar parcialmente por falta de fondos.

Trump anunció en septiembre pasado el fin del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), impulsado por el expresidente Barack Obama en 2012 y que protegía de la deportación a los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como “soñadores”.

En su anuncio, dio al Congreso hasta el 5 de marzo para que solucionara la situación migratoria de los “soñadores” y la oposición demócrata lleva meses presionando para aprobar una ley que proteja de la deportación a los 690,000 jóvenes que, hasta septiembre pasado, estaban amparados por DACA.