Netflix ha perdido decenas de millones de dólares debido a Kevin Spacey.

Netflix dijo el lunes que sufrió un cargo “inesperado” de 39 millones de dólares (mdd) por contenido con el que “decidimos no seguir adelante”. La compañía no especificó qué contenido era en su carta a los inversores, pero una fuente familiarizada con el asunto dijo a CNNMoney que es de los proyectos de Kevin Spacey.

La fuente dijo que el cargo proviene completamente de los costos asociados con la finalización de House of Cards y la decisión de no continuar con el lanzamiento de Gore, ambos protagonizados por Spacey. El actor fue acusado de conducta sexual inapropiada por varias personas el año pasado.

El Financial Times fue el primero en informar los detalles detrás del cargo.

Las noticias ofrecen una idea del costo financiero que los recientes escándalos de acoso sexual han tenido en productoras y distribuidoras. Una ola de acusaciones ha afectado a Hollywood y a otras industrias.

House of Cards dio a Netflix una temprana victoria en el sector de programación original cuando el drama político fue estrenado en 2013. Poco después de que el escándalo de Spacey se desatara en octubre, Netflix anunció que la sexta temporada del programa sería la última.

Aunque fuentes cercanas al programa dijeron a CNN en ese momento que la decisión de terminar con House of Cards había estado en proceso durante algún tiempo, Spacey complicó las cosas. La producción de la temporada final, que aún no se ha emitido, fue suspendida durante semanas, a medida que los productores reescribían la serie sin él.

Netflix también descartó sus planes para lanzar Gore, una película biográfica sobre el escritor Gore Vidal. La película estaba en posproducción.

El actor Anthony Rapp contó a BuzzFeed en octubre sobre un presunto encuentro con Spacey en una fiesta en 1986, durante el cual dijo que Spacey hizo una propuesta sexual hacia Rapp, de entonces 14 años.

Los empleados actuales y anteriores de House of Cards dijeron a CNNMoney que Spacey había creado un ambiente de trabajo “tóxico” a través de un patrón constante de acoso sexual.

El cargo estropeó lo que de otro modo hubiera sido un trimestre explosivo para Netflix. La compañía agregó un récord de 8 millones de nuevos suscriptores en el cuarto trimestre, a pesar de un alza de precios anunciada durante ese periodo.
Spacey no es la única estrella de Netflix acusada de acoso sexual o de comportamiento inadecuado.
Netflix también canceló planes para otro especial de stand-up de Louis C.K. a raíz de acusaciones de conducta sexual inapropiada. Y el personaje de Danny Masterson fue sacado de The Ranch en medio de acusaciones de violación.
Louis C.K. dijo que las historias sobre él eran ciertas y se disculpó. Masterson ha negado las acusaciones en su contra.