Gerardo Ortiz ha fijado su postura después de que su representante de giras, Joel Camarena, se presentara ante un juez federal para aclarar el decomiso de 150 mil dólares en la terminal deLove Field de Dallas el pasado 20 de enero.

Durante la detención, el representante del cantante de regional mexicano afirmó que el capital era parte del pago de un concierto que Gerardo había ofrecido el fin de semana previo en el estado, declaración que ahora deberá ser comprobada ante las autoridades correspondientes.

A través de un video, el cantante expresó: “estoy al tanto de los reportes sobre la detención de Joel Camarena. Mientras las autoridades realizan las averiguaciones correspondientes, me limito a comentar que mi trabajo es cantar y entretener a mi público. Dejo que las autoridades hagan su trabajo”.

“Es muy desafortunado cuando se reportan incidentes con personas que están cercanas a nosotros de una u otra manera, como es el caso de Joel Camarena, que trabaja para Del Records. Yo dejo que las autoridades sigan el rumbo de la investigación y muy pronto todo será aclarado”, finalizó.

Mientras la investigación prosigue, Gerardo Ortiz decidió cancelar sus presentaciones en Estados Unidos. Por su parte, el abogado de Camarena pidió ante una audiencia que su cliente fuera puesto en libertad condicional durante el proceso, afirmando que se presentaría a sus citas a pesar de vivir en California; pero la fiscalía dijo que no ya que Camarena puede operar como mensajero en un gran movimiento de lavado de dinero y existía el riesgo de que huyera a México.