Jesús Alberto Capella Ibarra un abogado tijuanense que de activista se convirtió en funcionario durante los años de mayor violencia de la ciudad. Un personaje sin carrera policial, que pasó de reclamar a las autoridades a dirigir la seguridad pública y que al finalizar su gestión en Tijuana dejó un repunte de homicidios que atribuyó a la transición de gobierno.

En diciembre de 2008, en medio de una ola de violencia resultado de la guerra entre cárteles y pasado un fin de semana con casi 40 asesinatos, Alberto Capella fue removido de su cargo como secretario y en su lugar quedó Julián Leyzaola, hasta el final del trienio del alcalde panista Jorge Ramos Hernández, en diciembre de 2010.

Leyzaola, militar retirado, con mano dura y vínculos cercanos con los mandos militares de la entidad, a quien se le ha atribuido la calma que siguió a este periodo y al mismo tiempo se le acusa de tortura de detenidos y agentes policíacos con presuntos vínculos con el crimen organizado.

El 4 de octubre de 2011, el entonces presidente municipal de Tijuana, Carlos Bustamante, nombra a Alberto Capella como nuevo secretario de Seguridad Pública Municipal, por segunda ocasión, Bustamante defendió la designación asegurando que a Capella se le debe que Tijuana recuperara los niveles de seguridad tras la ola violenta que registró entre el 2008 y hasta finales del 2010 lo cual fue una gran mentira.

Ya que como es sabido la seguridad en la ciudad en ese entonces se debió a hombres como el General Aponte Polito quien fue quien inicio a destapar la corrupción que en esos días reinaba tanto dentro de el Gobierno de el Estado como del Ayuntamiento de Tijuana y por esta razón fue destituido de la Segunda Zona Militar por ordenes del ex presidente Felipe Calderon.

El otro personaje principal es sin lugar a duda el Teniente Coronel Julian Leyzaola quien se encargo de depurar la a mandos y mas de un centenar de oficiales de la Policía Municipal por su relación con el narco que consistía en brindarles protección, de entregar detenidos para ser ejecutados y hasta de entregar prácticamente a sus propios compañeros.

La inseguridad que vivimos hoy en día tiene como principal responsable a Alberto Capella quien actualmente es comandante del Mando Único del estado de Morelos  con el apoyo de su padrino Carlos Bustamante quien es  intimo amigo del Gobernador Graco Ramirez.

Lo señalamos como responsable de esta inseguridad que vivimos hoy en día  por que al asumir el cargo por segunda ocasión como Secretario de Seguridad Publica Municipal de Tijuana ese 4 de Octubre del 2011 lo primero que hizo fue reinstalar a mandos y Policías corruptos que Julian Leyzaola había dado de baja por estar relacionados con el narco.

Ademas se vio envuelto en varios robos de droga y de dinero en efectivo de casas de seguridad de narcotraficantes en donde en lugar de detenerlos los dejaba en libertad después de obtener el botín, repartía entre sus mandos y escoltas pero siempre quedándose con la mayor parte.

Asi fue como Alberto Capella pisoteo el trabajo de el General Aponte Polito y el Teniente Coronel Julian Leyzaola que de 2008 a 2010 arriesgaron sus vidas por la ciudad de Tijuana y sin importarle la seguridad de todos los tijuanenses corrompió nuevamente la Policía Municipal.

y por si esto fuera poco negocio con el narco regresando a nuestra preciosa Tijuana a manos de la  inseguridad.