Estados Unidos, Gran Bretaña y Franciapresionan por un final “irreversible” al programa de armas químicas de Siria, en medio de furiosas recriminaciones por parte de Rusia respecto a la efectividad y legalidad del ataque con misiles contra objetivos sirios. 

 

Diplomáticos de la ONU compartieron con CNN una nueva resolución, encabezada por Francia y respaldada por Estados Unidos y Gran Bretaña, en la que llaman a una investigación independiente sobre el presunto ataque con armas químicas en Siria que propició los ataques con misiles por parte de los aliados occidentales.

El embajador de Francia en la Organización de Naciones Unidas, Francois Delattre, dijo que el programa de armas químicas de Siria debía ser desmantelado en una “forma verificable e irreversible”.

El renovado impulso a una solución diplomática respaldada por la ONU viene después de una volátil reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada el sábado por Rusia, en la que el embajador ruso, Vassily Nebenzia, condenó la operación conjunta de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia como una violación a las normas internacionales.

Nebenzia dijo que los ataques con misiles, que tenían como blanco instalaciones relacionadas con el programa de armas químicas del régimen sirio, fueron un “golpe a los acuerdos políticos” en la dividida nación de Medio Oriente.

La respuesta rusa a los ataques, aunque limitada a las palabras, llega después de días creciente presión y conversaciones entre diplomáticos de la ONU sobre una potencial nueva Guerra Fría.

El secretario general de la ONU Antonio Guterres urgió a todos los miembros del Consejo de Seguridad a mostrar moderación, luego que la embajadora de Estados Unidos Nikki Haley dijera en la reunión que su país está preparado para responder a cualquier nuevo ataque químico de Siria.

Protestas contra los ataques en Siria se realizaron el sábado en varias partes del mundo, incluyendo grandes ciudades de Estados Unidos, México, Grecia y Gran Bretaña.

Aunque algunos de los manifestantes mostraron su respaldo al régimen del presidente de Siria Bashar al Assad, muchos otros se oponían al uso de acciones militares contra Siria por parte de potencias occidentales.