El guió se repitió, el BBVA volvió a llorar, el campo rayado fue testigo de otra coronación de su inquilino más incómodo. Si los varones lo lograron 6 meses atrás, las felinas escribieron la misma historia.

Lizbeth Ovalle y Katty Martínez usaron los trajes de Francisco Meza y Eduardo Vargas para rugir en campo ajeno.

Rebeca Bernal acercó a las rayadas y Noralí Armenta en el último suspiro del juego igualó la serie. El drama se alargó hasta la tanda de penaltis.

La lluvia comenzó a caer en ese instante. Las auriazules mostraron garra y fueron perfectas, mientras que irónicamente Rebeca y Noralí fallaron.

Tigres manda, en varones y mujeres también.  

EL PARTIDO

Con el título en el aire y el orgullo en juego, Rayadas y Tigres salieron al BBVA dispuestas a herir a su rival. El Clásico Regio en su versión femenil, decidió a las mejores del torneo, ambas regiomontanas buscaron el título que soltó Chivas.

Las felinas, a pesar de no estar en su cueva se mostraron agresivas, Belén Cruz, Nayeli Rangel y Carolina Jaramillo se encargaron de causarle problemas a la zaga rayada. La ofensiva felina trabajó de ró las garras de forma exprés.

Rayadas también enseñó sus armas, pero no causaron el daño esperado.  Desiree Monsiváis intentó echarse el equipo al hombro,  sin embargo no tuvo el apoyo de sus compañeras. Dinora Garza y Diana Evangelista  se mostraron imprecisas.

El BBVA lleno no intimidó a las felinas, al contrario, el imponente escenario le pesó a las locales. El nerviosismo  les causó errores.

Las auriazules siguieron encima, Nancy Antonio con la cabeza estuvo cerca de abrir el marcador, su remate pegó en el travesaño.

La zaga rayada se notó débil y no soportó más, Lizbet Ovalle con un tiro de larga distancia venció a Lozoya. Tigres rugió y tomó la delantera en el marcador global.

El zarpazo felino provocó que las albiazules se presionaran más, las dirigidas por Tito Becerra sufrieron para hilar pases en el campo.

Tigres notó el nerviosismo de su rival y movió el balón de un lado a otro, las albiazules corrieron sin tener contacto con el esférico.

Nayeli Rangel con su experiencia y calidad se encargó de lideras los ataques felinos.

Rayadas soportó todo y de a poco emparejó el juego, pero sin poner en apuros a María Martínez.

En ese instante el árbitro decidió pausar todo y mandar a las veintidós guerreras a tomar un respiro.

EL COMPLEMENTO

Al volver al campo y con el marcador adverso, Becerra decidió darle minutos a Noralí Armenta. La ofensiva rayada tuvo otra cara.

Las albiazules apretaron más y enseguida soltaron el latigazo que calmó a las felinas. Rebeca Bernal a través de un penalti igualó el marcador.

Los roces, varios involuntarios, comenzaron a aparecer en el campo, Monsiváis sufrió un golpe de Nancy Antonio y no logró seguir en el juego. Pamela Verdirame, hija de Sergio,  tomó su lugar.

Tigres, a pesar del tanto, se repuso rápido y volvió a encerrar a las albiazules.

Tito ocupó su última carta con el ingreso de Alejandra Sorchini. Batocletti no se quedó atrás y contraatacó con la entrada de Katty Martínez.

El movimiento del domador felino tuvo un efecto inmediato, Katty tomó el balón en el área y definió raso para recuperar la ventaja.

El tiempo comenzó a agotarse, Rayadas se volcó al frente, pero las felinas mostraron las garras para alejar todo.

El título ya era auriazul, la primera estrella universitaria se comenzó a bordar, pero en el último suspiro de la batalla Noralí Armenta igualó la serie. El BBVA detonó y celebró el tanto que esperaron desde el 10 de diciembre. Ese fue el colofón del tiempo regular. Todo se definió en la tanda de penaltis.