Torturados y amenazados de muerte, fueron encontrados los sietes integrantes de una familia procedente de la Ciudad de México que fueron retenidos y privados de su libertad durante más de ocho horas por guardias comunitarios vinculados con el narco en el poblado de Petaquillas, municipio de Chilpancingo, en la región Centro de la entidad.

Cerca de las 19:00 horas de ayer, un grupo armado que se desplazaba a bordo de una camioneta negra, liberó a las víctimas, entre ellas cuatro mujeres, dos menores y un hombre, sobre el puente vehicular ubicado entre Chilpancingo y el poblado de Petaquillas, al sur de esta capital.

Además, los sicarios dejaron un mensaje escrito sobre una cartulina que dice:

“Esto va para toda la población Húngaros o Gitanos. Por primera y única vez, se les deja ir vivos. Para la otra, ni los busquen. Esto nos pasó por andar robando y estafando a la población”, señala el texto.

Ayer, autoridades estatales tuvieron conocimiento que cerca de las 10:00 horas, los integrantes de la guardia comunitaria de Petaquillas, que tiene un retén sobre la carretera federal México-Acapulco, a la altura de ese poblado vecino de Chilpancingo, habían retenido a siete personas que viajaban a bordo de un Tsuru rojo, placas W44ATD de la capital del país.

Los guardias comunitarios, que el gobierno estatal vincula con el grupo delictivo de Los Ardillos, se llevaron a las personas, y sus familiares los reportaron ante autoridades ministeriales como desaparecidos.

Las personas fueron identificadas como Hermenilda Nieves Camacho, de 54 años; Manuel López Nieves, de 33; Rosa García Marín, de 28; Suleyka Yasmín Valente López, de 17; Sandra García, de 33 y dos menores de edad, indican los reportes oficiales.

Autoridades municipales y los dirigentes de la guardia comunitaria se negaron entregar a las autoridades a las personas retenidas y horas después, las víctimas fueron liberadas con visibles huellas de tortura y se negaron a presentar una denuncia formal porque fueron amenazados de muerte por el grupo armado.

Por su parte, soldados, policías federales y estatales que mantiene un operativo en esta capital, se limitaron a observar las acciones de la guardia comunitaria de Petaquillas que decidieron hacer justicia por mano propia en contra de las personas que fueron calificadas como “estafadores”.

El grupo delictivo de Los Ardillos es dirigido por los hermanos del actual candidato a diputado local por el distrito 24 de la coalición conformada por PRD, PAN y MC, Bernardo Ortega Jiménez, y que opera en los municipios de Quechultenango, Mochitlán, Chilpancingo, Tixtla y Chilapa, ubicados en la región Centro de la entidad.

Recientemente, el gobernador priista Héctor Astudillo atribuyó a este grupo criminal el asesinato de nueve trabajadores de una agencia subcontratada por la empresa Coca Cola para distribuir su producto en el municipio de Tixtla.