El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió este martes en Viena que el cambio climático es la mayor amenaza que enfrenta el mundo y pidió más ambición para enfrentarlo.

“El cambio climático es, simplemente, una amenaza existencial para la mayoría de la vida en el planeta, incluyendo y especialmente, la vida de los seres humanos”, advirtió Guterres, que participa en la R20 Austrian World Summit, una cumbre sobre los objetivos de desarrollo de la ONU, con especial atención al clima.

Guterres aseguró que en su cargo de máximo responsable de la ONU se enfrenta cada día a los problemas y desafíos de un mundo complejo, pero que ninguno de ellos “se cierne tanto como el cambio climático”.

El político portugués insistió en que es preciso crear una “sensación de urgencia” y coordinar esfuerzos “mientras aún haya tiempo de limitar el aumento de las temperaturas por debajo de los 2 grados centígrados y tan cerca de los 1.5 como sea posible”.

No rebasar ese límite es uno de los objetivos del Acuerdo del clima de París, adoptado en diciembre de 2015.

Unos objetivos que Guterres alertó no serán suficientes, por lo que pidió más ambición para aplicarlos.

“Necesitamos una nueva revolución energética. La Edad de Piedra no terminó debido a que se acabaron las piedras en el mundo. No tenemos que esperar a que se acaben el petróleo y el carbón para acabar con la edad de los combustibles fósiles”, dijo.

Guterres insistió en las perspectiva y las oportunidades económicas de esa revolución energética.

Así, recordó que las energías renovables son más baratas y que su precio se ha desplomado en la última década, que hay muchas oportunidades de negocio y que la contaminación del aire supone una enorme carga, no sólo por las víctimas que causa sino también en términos económicos.

El máximo responsable de la ONU alertó de que el cambio climático sigue moviéndose más rápido que las acciones para combatirlo y que cuanto más daño se cause al planeta, el impacto será más severo e irreversible.

“Pero no tienen que ser así. las economías del Sol y el viento están de nuestra parte”, indicó Guterres, quien pidió más colaboración tanto de los Gobiernos y las autoridades como de la comunidad económica y los inversores.