Cerca de 1,800 familias inmigrantes fueron separadas en la frontera entre México y Estados Unidos desde octubre de 2016 hasta febrero de este año, según un alto funcionario del gobierno estadounidense, debido a que el presidente Donald Trump implementó políticas más estrictas de cumplimiento de la frontera.

Las cifras son la primera divulgación completa por parte de la administración de cuántas familias se han visto afectadas por las políticas. Anteriormente, las únicas cifras proporcionadas por funcionarios federales sobre separaciones familiares cubrían un único período de dos semanas en mayo.

El funcionario del gobierno, que aceptó hablar con la condición del anonimato, dijo que no podía proporcionar estadísticas actualizadas, pero reconoció que el número de separaciones había aumentado drásticamente en las últimas semanas, en gran parte debido a las nuevas políticas administrativas.

En mayo, el Fiscal General de EU, Jeff Sessions, anunció una política de “tolerancia cero” en la que todos los detenidos que ingresen ilegalmente a los Estados Unidos serían acusados penalmente, lo que generalmente lleva a que los niños sean separados de sus padres.

Un funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EU testificó el mes pasado ante el Congreso que entre el 6 y el 19 de mayo, 658 niños fueron separados de 638 padres debido a la intensificación de los procesamientos.

Eso lleva el total de las separaciones oficialmente reconocidas a más de 2,400, aunque eso no incluye las últimas semanas o el período comprendido entre el 1 de marzo y el 6 de mayo.

Inmigrantes y defensores de los niños, legisladores demócratas y Naciones Unidas han condenado la práctica de separar familias en la frontera, pero la administración ha defendido sus acciones diciendo que está protegiendo a los niños y dejando claro que los que cruzan la frontera ilegal serán procesados independientemente de sus circunstancias familiares .

En la mayoría de los 1,768 casos de familias separadas por agentes fronterizos entre octubre de 2016 y febrero, se retiró a los niños de sus padres por razones médicas o por motivos de seguridad, dijo el funcionario, citando ejemplos como padres que necesitan hospitalización o funcionarios que descubrieron que el padre tenía una antecedentes penales ya sea en los EU o en su país de origen.

En 237 casos, dijo el funcionario, los niños fueron removidos porque los agentes fronterizos sospechaban que los adultos se estaban haciendo pasar por falsos padres de menores a su cargo.

El periodo para el cual se proporcionaron las estadísticas incluyó los últimos tres meses de la administración Obama en 2016, pero el funcionario no pudo decir si alguna de las separaciones ocurrió en ese momento.