Llegó el día. La elección que es calificada como la más grande en la historia del país vivirá este domingo su momento uno de sus momentos culminantes: 88 millones de mexicanos están llamados a las urnas para decidir quién será el próximo presidente.

Junto con el ejecutivo federal, los ciudadanos saldremos este día, a elegir más de 3,400 cargos públicos en el país, entre senadores, diputados federales, locales, alcaldes, concejales, síndicos y regidores.

La logística y el despliegue que se hace por todo el país, es uno de los mayores de los que el Instituto Electoral ( INE) tiene registro, pues se instalarán 155,000 casillas y la operación será conducida por 1.4 millones de funcionarios de casilla que fueron seleccionados y que contaron con el respaldo de 38,000 capacitadores. La inversión para organizar y operar los comicios supera los 7,000 millones de pesos.

Será un momento histórico, considera el exconsejero electoral Arturo Sánchez, por lo que llama a los mexicanos a salir, ejercer su voto y disfrutar el momento que marcará un antes y un después ante la posibilidad de una nueva alternancia en el poder.

“Nunca había pasado en la historia del país que en un solo día se tomarán tantas decisiones y se renovaran tantos puestos de elección popular (…) con nuestro voto el día de hoy, el mapa político del país se va a modificar porque en cada uno de los estados en donde habrá elección”, señala.

También será la elección más vigilada: más de 60 expertos y observadores de 23 países de la Misión de Visitantes Extranjeros de la Organización de los Estados Americanos (MVE/OEA), pero otros millones de ojos ciudadanos también estarán puestos en las redes sociales, que en la elección han jugado un papel muy importante, no solo como canal de difusión directo de los mensajes de candidatos a los electores, sino por las iniciativas ciudadanos que se gestearon desde meses antes y durante la elección, como #Verificado2018 donde más de 60 medios hicieron alianza para hacer frente a las Fakenews.

Pero la esperanza de este día está puesta en los 26 millones de jóvenes que tienen entre 18 y 29 años de edad — y los 14 millones que van a votar por primera vez— y que pueden inclinar la balanza de la elección y que a lo largo de los 90 días de campaña los candidatos trataron de conquistar.

El escenario de esta noche parece estar decidido, pero tomando en cuenta lo que ha pasado en Estados Unidos o Reino Unido con el triunfo de Donald Trump y del Brexit no se debe dar nada por definido ni se descartar que pueda existir algún conflicto postelectoral, señala Maximiliano García, doctor en Ciencia Política por la UNAM.

“(El escenario parece estar definido) eso no significa que los grupos que no se van a ver favorecidos con esta preferencia no generen nuevos canales de conflicto o de posible confrontación con el resultado, pero al mismo tiempo también me parece que esa es una dinámica normal de la propia vida democrática”, indica.

 

La sombra de la violencia

La elección de este domingo, también ocurre en un contexto donde los altos índices de violencia en el país han roto sus propios récords y en este proceso electoral la violencia alcanzó a la clase política con un nivel sin precedentes, al grado que estas campañas será recordadas como las más violento, con casi 50 políticos asesinados, entre candidatos, dirigentes y autoridades locales.

La violencia política se ha concentrado en los estados como Guanajuanto, Hidalgo, Guerrero, Michoacán, Jalisco y Veracruz, siendo el PRD y PRI los partidos con mayor afectación. De acuerdo con expertos, esta situación puede tener un impacto para mermar la salida de los mexicanos a las urnas.

“La violencia sí debe ser un punto de inflexión en los procesos electorales, debe ser considerada de manera más seria, pero también el propio gobierno tendría que estar mucho más activo para generar condiciones de garantía, pues tendrá un impacto en términos de si salgo o no a votar, pues resulta que ahora puede costar vidas”, considera Maximiliano García.

Si bien el INE condenó los hechos de violencia que se registraron a lo largo de la campaña, al igual que la situación de inseguridad que se vive en el país, paraGustavo López Montiel, catedrático del Tecnológico de Monterrey faltó contundencia en el diseño de una estrategia conjunta con las autoridades para inhibir este tipo de actos.

Llegó el día. La elección que es calificada como la más grande en la historia del país vivirá este domingo su momento uno de sus momentos culminantes: 88 millones de mexicanos están llamados a las urnas para decidir quién será el próximo presidente.

Junto con el ejecutivo federal, los ciudadanos saldremos este día, a elegir más de 3,400 cargos públicos en el país, entre senadores, diputados federales, locales, alcaldes, concejales, síndicos y regidores.

La logística y el despliegue que se hace por todo el país, es uno de los mayores de los que el Instituto Electoral ( INE) tiene registro, pues se instalarán 155,000 casillas y la operación será conducida por 1.4 millones de funcionarios de casilla que fueron seleccionados y que contaron con el respaldo de 38,000 capacitadores. La inversión para organizar y operar los comicios supera los 7,000 millones de pesos.

Será un momento histórico, considera el exconsejero electoral Arturo Sánchez, por lo que llama a los mexicanos a salir, ejercer su voto y disfrutar el momento que marcará un antes y un después ante la posibilidad de una nueva alternancia en el poder.