Son dos años los que ya pasaron desde que Fernando Arce colgó los botines. El mediocampista fue campeón de Liga en dos ocasiones, la última con el club que ahora ama y en el que le abrió las puertas para seguir inmerso en el balompié nacional, cuestión que adora, pues así, reconoció, fue más fácil la transición del retiro.

Sereno y cuidándose del sol que azotó la ciudad fronteriza, el ahora Gerente General Deportivo de Xolos narró para el ESTO cómo es que se mantiene en contacto con la directiva y con el cuerpo técnico; la forma en la que está al pendiente de todo lo que necesite el primer equipo y el desarrollo de las fuerzas inferiores, mismas que de a poco rinden frutos.

“Hay una generación valiosa en los 99 y 00’. Sin embargo, hay también buenos elementos que son más grandes y que no les tocó la regla. No pudieron brillar como categorías 94 y 95. Unos están en clubes de Ascenso y otros en Primera. Muchos jóvenes están en la Copa, que es donde debemos tener minutos. Ha sido una labor muy interesante la de Fuerzas Básicas y los jóvenes han crecido mucho. Consideramos importante el mandarlos a otros clubes a que tomen experiencia y ojalá todos regresen”, detalló.

Su contacto con todos es clara. Se le ve de buena forma y con saludos a todos en el Estadio Caliente. Desde los vigilantes, hasta con los elementos del primer equipo. Siempre está atento a las prácticas y admitió que es un ambiente muy amable y ameno el que hay en la jauría, pues por órdenes del dueño, todos están involucrados en todas las áreas.