Una mañana, Charlie Latuske se despertó con fiebre y algo delirante en su casa en Surrey, en Reino Unido, necesitaba un médico.

Había tenido dolor de garganta y malestar general durante unos días, creyendo que mejoraría, pero esa mañana, en agosto de 2017, sabía que tenía que hacer algo al respecto.

Dado el poco tiempo disponible, temía llamar a su médico general local solo para esperar días o incluso una semana para programar una cita o esperar en una cola para una consulta de emergencia.

“Solo necesitaba que me vieran sin tener que esperar. Cuando estás tan enfermo, es lo último que quieres hacer”, dijo.

En estos días, la solución es más fácil gracias a internet.

La esposa de Latuske le mostró una aplicación médica privada con la que podía ver a un médico dentro de una hora. Por una tarifa de 30 libras (38 dólares) pudo inscribirse, describir sus síntomas y llamar por video a un médico en el Reino Unido mediante el proveedor digital de salud Push Doctor.

“Yo estaba muy escéptico, pero estaba desesperado “, dijo, y agregó que sus instintos eran no confiar en dicho servicio y cuestionar las credenciales de los médicos disponibles a través de la plataforma.

Unos 20 minutos después ya estaba hablando con un médico, quien pronto lo diagnosticó con amigdalitis. En menos de una hora estaba en su farmacia más cercana, recogiendo antibióticos y analgésicos. Tres días después ya estaba de vacaciones, como tenía previsto.

“Me impresionó la eficiencia de todo el asunto”, dijo.

El servicio trató más de mil condiciones diferentes el año pasado, y la mayoría de las personas eran usuarios primerizos. “Los pacientes esperan el mismo nivel de respuesta de los servicios de atención médica que el que reciben de las tiendas en línea, los proveedores de televisión y las redes sociales”, dijo Wais Shaifta, director ejecutivo de Push Doctor.

La aplicación es una de muchas disponibles en el Reino Unido y en todo el mundo para ayudar a las personas que necesitan atención médica pero que no pueden acudir a un médico por varias razones, sea porque los consultorios están saturados, porque estás demasiado enfermo para moverte o demasiado lejos para acceder un médico.

Algunos programas incluso están explorando el uso de Inteligencia Artificial (IA) que aceleraría el proceso, analizando rápidamente tus síntomas para enviarte al doctor adecuado. Los expertos en el campo esperan que la IA también mejore la precisión de los diagnósticos, como un médico de la vida real.