Los Medias Rojas de Boston tuvieron una productiva novena entrada en el cuarto juego de la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Angeles para apuntarse un triunfo por 9-6 que los deja a un juego de ceñirse el título del denominado Clásico de Octubre.

El emergente Rafael Devers con un sencillo productor encendió la ofensiva de Boston que cuajó cinco carreras para romper una igualada a cuatro que se dio cuando Steve Pearce,en el inning anterior, conectó un cuadrangular solitario.

En su siguiente turno Pearce dio imparable que limpió las bases congestionadas para asegurar el triunfo.

En el cierre del episodio los Dodgers parecieron revivir como lo hicieron en la madrugada sabatina en el histórico juego de 18 episodios y siete horas con 20 minutos de duración mediante el cuadrangular de Max Muncey y ahora Kike Hernández desató un tablazo sobre la barda del izquierdo con Dozier anclado en la primera por pasaporte para acercarse en seis carreras pero Graig Kimbrell aplacó los ánimos dominando a Munceyen rodado por el short. Siguió Turner con sencillo. Machado roleteó por tercera y Cody Bellinger fue el último out con elevado al izquierdo.

Entre Eduardo Rodríguez por Boston y Rich Hill por los de casa, sostuvieron un cerrado duelo hasta la sexta entrada cuando la ofensiva de Los Angeles explotó con cuatro anotaciones con un batazo estelar del cubano Yasiel Puig que se llevó a tres por delante ante la algarabía de la tribuna.

En la séptima Boston consiguió tres también por jonrón con crédito al emergente Mitch Moreland que encontró a a dos embasados.

Joe Kely, quien relevó a Rodríguez en la sexta se acreditó la victoria mientras que Dylan Floro fue el perdedor.