El cuerpo de un hombre sin vida  con huellas de sujeción en ambas manos  y huellas de tortura fue encontrado en la colonia Oaxaca a la altura del bulevar Rosas Magallon en Tijuana.