La cantante Ariana Grande acaba de superar a su compañera de profesión Selena Gomez en materia de popularidad en Instagram, aunque por ahora la carrera por establecerse como la reina absoluta de la red social sigue estando muy reñida debido a que solo las separa un margen de poco más de 18 mil seguidores que en cifras de esa magnitud -cada una cuenta con más de 146 millones de abonados a sus perfiles- resulta insignificante.

Por otra parte, ambas están lejos todavía de igualar el récord establecido por el futbolista Cristiano Ronaldo y las más de 155 millones de personas que siguen cada una de sus publicaciones.

Según los datos que ha recopilado el portal Billboard, Ariana ha ganado en tan solo cuatro meses 13 millones de nuevos fans en la plataforma, coincidiendo con la publicación de su nuevo álbum ‘Thank U, Next’ y el revuelo que han causado tanto los mensajes de su sencillo homónimo -dedicado a todos sus ex- como su tatuaje en japonés, que dio pie a todo un escándalo en la red mientras ella intentaba arreglar una falta de ortografía que había alterado su significado inicial.

A diferencia de Ariana, que documentó su breve compromiso con Pete Davidson en su cuenta de Instagram y se pronunció en varias ocasiones acerca de su ruptura -acaparando en cada ocasión un sinfín de titulares-, Selena ha adoptado en los últimos tiempos un perfil mucho más discreto.

Su última ruptura con Justin Bieber a finales de 2017 y los problemas de salud, que le habían obligado a someterse a un trasplante de riñón meses antes, marcaron un antes y un después en su relación con Instagram. El año pasado, la joven anunció que iba a tomarse de nuevo “un descanso de las redes sociales” para dar un paso atrás y vivir a fondo cada momento que se le presentara, tras sufrir unas semanas atrás una crisis nerviosa que había provocado su ingreso en una clínica psiquiátrica a raíz de una serie de complicaciones que la llevaron a pasar por el hospital en dos ocasiones distintas en espacio de apenas unos días.