En las últimas semanas varios tabloides se habían hecho eco de la crisis que estarían atravesandoJustin y Hailey Bieber antes de cumplir siquiera los doscientos días de casados después de que la modelo descubriera que su marido se había reunido supuestamente en secreto con su exnovia Selena Gomez.

Esos rumores, que por otra parte parecían algo descabellados en vista de que ni Selena ni Justin mantendrían ningún tipo de contacto desde el último fallido intento de reconciliación que protagonizaron en 2017, se apoyaban en parte en las declaraciones que el intérprete había realizado a la revista Vogue explicando que el matrimonio estaba resultando aún más duro de lo que él se había esperado antes de casarse.

Sin embargo, él ha encargado de desmentir indirectamente esa teoría inundando su perfil de Instagram de imágenes de Hailey, en algunas de las cuales ella aparece luciendo prendas de su colección Drew House, que vendrían a demostrar que siguen tan enamorados como siempre al margen de cualquier obstáculo con el que hayan podido toparse a la hora de adaptarse a la convivencia.

Ese acto de romanticismo ha conseguido llamar la atención de Hailey, por supuesto, que ha dejado algún que otro emoji en la sección de comentarios de las publicaciones, y curiosamente también de uno de los ex de la joven, el cantante Shawn Mendes, que le dio ‘me gusta’ a una de las fotografías y provocó un pequeño revuelo entre sus respectivos seguidores. Antes de que la situación se saliera de control, Justin intervino para aclarar en otro comentario: “Son solo amigos, relájense todos”.