Más allá de la implementación de la Guardia Nacional, el romper las redes existentes en el poder público y la delincuencia, así como fortalecer el sistema de procuración de justicia son algunos de los retos que el nuevo gobierno enfrenta en materia de seguridad, coincidieron legisladores y especialistas en la materia.

Durante el Encuentro Expansión sobre seguridad pública se habló sobre las cifras de seguridad, de la estrategia nacional y de los retos que implican para la nueva corporación de seguridad, que este jueves ya tiene como titular al general Luis Rodríguez Bucio.

Mario Arroyo Juárez, representante de la sociedad civil en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, consideró que la ruptura de la alianza entre la autoridad y el crimen, como el gran reto del gobierno morenista en materia de seguridad. “Ese es el principal reto y el gran riesgo que tiene este gobierno y no lo va a poder hacer solo necesita generar consensos y alianzas”, afirmó el consejero, quien recordó la definición de “delincuencia organizada” del juez italiano Giovanni Falcone, quien decía que era cuando “los criminales se asocian con el Estado.”

Al respecto, Eduardo Guerrero, especialista en seguridad y miembro de Lantia Consultores, coincidió que desmantelar estas redes debe ser una de las tareas principales de la Guardia Nacional.

“Las grandes tareas de la guardia nacional deben ser dos: desmantelar las redes de control territorial de los grupos criminales y desmantelar las redes de control criminal albergadas en el estado que trabajan en colusión con autoridades nacionales”, afirmó.

Para los expertos éste es uno de los principales retos debido a que quienes cometen delitos tienen siempre detrás un grupo más grande que está detrás o autoridades de los protegen.

La diputada panista Adriana Dávila mostró preocupación de que el gobierno federal trabaje solo para cambiar la percepción de seguridad del país y que el combate a delitos específicos como el robo de combustible, pueda generar una diversificación de los delitos y se abra el catálogo criminal.

“No se ha entendido que los homicidios, robos, extorsiones, secuestros, derivan de la diversificación de los grupos criminales. (Ellos) abre su carpeta y dicen acá tengo un área, por ejemplo con el robo de combustible se está abriendo un área peligrosísima porque ahora qué van a hacer estas comunidades, se está abriendo una puerta”, dijo la secretaria de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados.

El papel de la Guardia Nacional

Con altos índices de violencia en el país, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha emprendido una ruta para la “pacificación” de México que tiene como principal bandera la creación de un cuerpo que se encargue de velar por la seguridad de los ciudadanos, explica la subsecretaria de la Secretaría de Seguridad Pública, Patricia Bugarin.

La funcionaria y especialista reconoció que el reto de la Guardia Nacional: serán tres corporaciones (Ejército, Marina y policías) que se unan en una sola y deberán acoplarse, trabajar juntos y dar resultados.

“Van a tener que adoptar un espíritu común, bajo a una disciplina y van a estar a prueba enfrentando un mismo fenómenos”, dijo Bugarin, quien resaltó que lo importante es que en los transitorios de las leyes se dejen espacios para modificar lo que sea necesario.

La presidenta de la Comisión de Justicia de la Cámara alta, Lucía Trasviña, señaló que una de las funciones del legislativo será la evaluación de la función y la rendición de cuenta son todo lo que son las tareas en relación en seguridad pública, y si encuentran algunas “lagunas” quedara en ellos hacer las correcciones necesarias.

“Las leyes las podemos cambiar. Sabemos que la norma es el derecho y dentro de esa aplicación encontramos que hay lagunas quedara en nosotros reformar, derogar, cambiar la ley”, aseguró.

Por su parte, la subsecretaria narró cómo ante la falta de cifras de seguridad diarias, claras y confiables, se tuvo que idear un sistema para tener esta información cada 24 horas, cifras que cada mañana se ponen en la mesa del Gabinete de Seguridad. Para la funcionaria, ésta fue una necesidad para empezar a trabajar en las soluciones. “Si no sabemos qué está ocurriendo en el día a día menos sabemos cómo podemos ayudar”, comentó.

Para los especialistas, más allá de la Guardia señalaron que de lo que se trata es de dar un giro en la estrategia de seguridad y revertir la tendencia a la alza de delitos de alto impacto que se ha presentando desde hace por lo menos una década.

“A estas alturas podemos reconocer que el tema de la seguridad o de la inseguridad es un tema estructural. Tenemos viendo cómo se deteriora la inseguridad desde 2007 hasta 2011 en casi de todos los delitos. Es un problema estructural que no se compone de la noche a la mañana, tenemos que atender los temas de fondo y los temas de emergencia”, dijo el director de la consultora Madison Inteligencia México,Jorge Tello Peón.

Recomendamos: La violencia en México costó 5.1 bdp en 2018: informe

Los retos

Eduardo Guerrero sostuvo que la creación de la Guardia Nacional derivó del hecho de que los mexicanos confían más en el Ejército, pero que todavía falta por saber acerca de este nuevo ente, entre las dudas se encuentran cuáles serán sus funciones y los perfiles.

Mario Arroyo refirió que en las leyes secundarias se pueden fortalecer las capacidades de los guardias, pero lo que más le preocupa es el tema de la procuración de justicia, pues de nada sirve que medio millón de guardias nacionales hagan fila en los ministerios públicos que no tienen peritos, fiscales o investigadores.

“Un punto clave es un buen sistema de justicia y de procuración, de nada me sirve que los estés deteniendo si no hay capacidades en los ministerios públicos”, afirmó.

Por su parte, la diputada Dávila comentó que ve difícil que se pueda llegar a los 180,000 elementos que se plantean, pero más allá de eso existe el riesgo de que la estrategia se está basando en este cuerpo único y exclusivo y se está dejando afuera la coordinación y la colaboración y formación de capacidades en todos los integrantes del sistema.

Te puede interesar: La violencia e inseguridad no dan tregua al inicio de la era AMLO

¿Dónde quedó la estrategia?

Eduardo Guerrero comentó que no ve una visión programática, estratégica e integral en el presidente, sino que solo planes parciales ante el problema de seguridad nacional en el país. “Creo que el debate de seguridad pública ya topó con pared hace algunos años, creo que estamos estancados y creo que debe haber un viraje en la visión y en la estrategia”, afirmó.

Por su parte, la diputada del PAN expuso que no ve un cambio en la estrategia sino una intención quecambiar la percepción que existe en el tema de seguridad.

“México está sobrediagnosticado en términos de seguridad. No es que no tengamos un diagnóstico creo que ha habido muchos especialistas dando información importante, pero me parece que hay un diagnóstico desordenado”, dijo.

Uno de los problemas que se expusieron sobre la falta de claridad de la estrategia y la ausencia un “plan maestro” fue el tema de las estrategias aisladas sin una justificación.

Conoce más: Tijuana y Acapulco, las ciudades más violentas del mundo: informe

Finalmente, los invitados al Cuarto Encuentro Expansión coincidieron en que la presentación del Plan Nacional de Desarrollo, así como la legitimidad que tiene el presidente, existe una oportunidad para realmente hacer cambios de fondo.