¿Qué es lo más rudimentario, sostenible y posiblemente lo más efectivo que podemos hacer para combatir el cambio climático? Plantar árboles. Un billón de árboles.

Tom Crowther es ecólogo especialista en cambio climático de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, Suiza. Hace cuatro años, descubrió que en la Tierra hay tres billones de árboles , mucho más de los 400,000 millones que estimaba la NASA. Ahora, su equipo de investigación calcula que hay suficiente espacio en el planeta para plantar 1.2 billones de más y que hacerlo tendría grandes beneficios en cuanto a absorción de dióxido de carbono de la atmósfera, el principal motor del cambio climático.

“La cantidad de carbono que restauraríamos si plantamos 1.2 billones de árboles, o cuando menos los dejamos crecer, sería mucho mayor que la siguiente mejor solución para el cambio climático”, dijo Crowther a CNN.

Crowther dice que como su investigación está en revisión para publicación en la revista Science, no puede dar cifras exactas sobre la cantidad de CO2 que esos árboles almacenarían. Sin embargo, hace referencia a cifras de Project Drawdown, una organización no lucrativa que clasifica a las soluciones climáticas por la cantidad de CO2 que eliminarían de la atmósfera. La solución número uno de su clasificación —el manejo de los hidrofluorocarburos (HFC), unos gases de efecto invernadero que se usan en refrigeradores y aires acondicionados— podría reducir el CO2 de la atmósfera en 90,000 millones de toneladas. Crowther dice que plantar 1.2 billones de árboles generaría una reducción “muy superior” a esa cifra.

Para poner las cosas en contexto, las emisiones globales de COrondan los 37,000 millones de toneladas al año .

¿Puede lograrse?

Aunque hubiera espacio para un billón de árboles nuevos ¿sería práctico plantar tantos?

Una organización que cree que sí es Plant for the Planet (PFTP), un grupo de jóvenes que está llevando a cabo la campaña Trillion Tree justo para lograrlo.

Esta iniciativa comenzó como la campaña Billion Tree de la ONU en 2006, pero PTFP tomó el control y ahora su plan es más ambicioso a consecuencia del trabajo de Crowther. Ya plantaron casi 15,000 millones de árboles con la ayuda de varios gobiernos, entre ellos el de India, que ha plantado más de 2,000 millones de árboles como parte de la iniciativa.

“Creo que plantar un billón de árboles es factible”, dijo Sagar Aryal, presidente de PFTP. “No es que no tengamos dinero suficiente en el mundo; tal vez los gobiernos no pueden hacerlo solos, pero si trabajamos en conjunto con el sector privado, podemos hacerlo”.

El lugar correcto

Crowther es asesor científico de Plant for the Planet y les da información sobre los mejores lugares para reponer árboles. Dijo que todos los lugares que su equipo identificó están en terrenos degradados y no en zonas agrícolas o urbanas.

“Son sitios en los que las granjas se abandonaron o en donde ha habido deforestación y los han abandonado”, explicó.

Para tener éxito en el combate al cambio climático, es vital que se restaure el terreno correcto. Por ejemplo: en partes del norte de Europa, plantar más árboles podría reducir la cantidad de luz y calor que refleja la nieve, lo que de hecho intensificaría el calentamiento global.

Joseph Veldman, del Departamento de Ciencias y Administración del Ecosistema de la Universidad A&M de Texas, dijo a CNN que aunque la reforestación puede ayudar a la captación de carbono, “no hay duda de que las iniciativas agresivas de plantar árboles, si no se hacen considerando el ecosistema histórico, serán mala inversión”.

Añadió que algunos proyectos previos de reforestación se centraron en ecosistemas de pastizal o sabana que ya tienen una función importante en la captación de carbono.

En estas iniciativas suelen sembrarse árboles exóticos como pinos y eucaliptos, que son muy inflamables y también valiosos por su madera y su pulpa. En consecuencia, el carbono que almacenan puede perderse por los incendios o por la tala.

Crowther coincide sin reservas. “Todos los modelos previos sobre los lugares en los que puede restaurarse el bosque omiten la pertinencia de hacerlo”, dijo. “No nada más tomamos en cuenta el bosque en el modelo, también tomamos en cuenta los pastizales y los matorrales y analizarlo en conjunto para revelar qué debería ir en dónde”.

Popularidad creciente

La siembra de árboles no es una solución rápida al cambio climático. La captación de carbono puede tardar entre 30 y 40 años en alcanzar su potencial máximo. De acuerdo con Crowther, frenar la deforestación podría aportar un beneficio más inmediato, ya que le cuesta al planeta unos 15,000 millones de árboles al año.

Aunque sembrar árboles a una escala tan grande conlleva desafíos considerables (como identificar quién es el dueño del terreno en cuestión y asegurar los derechos de sembrar y mantener los árboles), ya hay iniciativas en marcha en todas partes.

El gobierno australiano anunció que plantará mil millones de árboles para el 2030; se está trabajando en un “Gran Muro Verde” para detener el avance del Sáhara con la restauración de cien millones de hectáreas de tierra degradada (y captar 250 millones de toneladas de carbono), y en el programa antidesertificación de China, también conocido como “la Gran Muralla Verde”, se han sembrado más de 50,000 millones de árboles desde la década de 1970. El Bonn Challenge, que cuenta con el respaldo de la ONU, pretende reforestar 350 millones de hectáreas de tierras degradadas en todo el mundo para el 2030.

Crowther dijo que alguna vez dudó de los beneficios de plantar árboles, pero que ahora opina diferente.

“Se considera que el cambio climático es un asunto inmenso y complicado; parece que se considera problema de alguien más, que alguien más se está encargando de eso o no se está encargando de eso y nadie tiene una idea simple sobre cómo combatirlo”, dijo.

“Me gustaría intentar promover esto como una solución en la que todos pueden participar. Si todos los millones de personas que participaron en las marchas por el clima de las semanas recientes se involucraran en la siembra de árboles, el impacto sería enorme”.